martes, 23 de diciembre de 2008

¿Cuanto pesa una vaca? Y si la siento, cuanto mide?

Foto ilustrativa, no hemos probado como
sería sentar una vaca ... todavía

Para Flor

Aclaración: los participantes de esta historia declaran bajo juramento no haber consumido sustancia alucinógena alguna así como tampoco declaran haber ingerido bebidas alcohólicas, sólo mate …

Estábamos en la oficina de mi querida amiga Moni, el Tío Goro, Flor y yo charlando luego de un arduo día de trabajo, cuando Flor, quien se declara una no vegetariana pero con asco a los cadáveres que solemos consumir los carnívoros, contó que había visto a un señor que según ella “cargaba una vaca encima suyo”. Luego de algunas preguntas y miradas sorprendidas entendimos que se trataba de un trabajador de camión frigorífico que descargaba medias reses. El comentario siguiente fue,

- Que grande, que fuerza que tienen - porque según Flor una vaca puede pesar unos … no se … 100 kilos.

Goro y yo saltamos y al unísono le dijimos


- Noooooooo! Las vacas pesan más!

Flor con ojos sobresaltados dice

- Nooooo como puede ser?

Bueno, como podrán imaginar hubo un tira y afloje respecto de si si o si no hasta que San Google, que todo lo puede, me permitió demostrarle que hay vacas que pueden pesar en promedio 400 kg. Y con comentarios campestres de nuestra representante de los pueblos originarios, la Moni, demostramos cuantos sabemos sobre campo, vacas, toros y otras yerbas. Que las vacas lecheras pesan más que las otras, que hay Holando argentinas, que hay otras razas … en fin! pura sapiencia, hasta que una nueva pregunta de Flor nos dejó con la boca abierta y sin saber si reirnos o llorar.

Moni en eso tira una de esas frases que pasarán a la historia, como digna representante de las soberanas del Postre Chajá (ya les voy a contar sobre eso) dice con aire filosofal


- Viste como es esa frase que dicen, no es vaca que se cueza en el primer hervor ... bueno eso tiene que ver con las vacas viejas, las lecheras ...


Flor sin inmutarse y todavía sin creer el peso de las vacas, se despachó con un:

- No puede ser que pesen tanto! Si yo agarro a una vaca y la paro no puede ser mucho más alta que yo …

Minutos enteros de silencio. Miradas. Primeros gestos de sonrisas que se transformaron en risas y luego en carcajadas, creo que todos imaginamos mentalmente como sería estar en la oficina tomando mate con una vaca sentada a nuestro lado …