viernes, 22 de febrero de 2008

De las mujeres pirañas y otros demonios

Queridas y queridos lectores, seguramente uds. se han cruzado más de una vez con esta especie que, lamentablemente, no se encuentra en extinción sino más bien todo lo contrario. Continúa reproduciéndose y cada vez se hacen más resistentes, ya no hay bala de plata que las detenga.

¿Quienes son las mujeres piraña se preguntarán uds.? Y yo se las describo someramente, puesto que nadie ha podido aún hacer una descripción totalmente abarcativa de estos engendros. La mujer piraña promedio seduce y pasa al cuarto a cualquier tipo de hombre, no es necesario que le guste y mucho menos que la enamore, no. Basta con que sea hombre y a ella se le haya cruzado que ese cuerpo debe ser de ella. Listo. Sin más trámite, lo atrapará en su red (y acá se preguntarán porque red si es piraña y yo les diré que no me molesten ... que esos son detalles ínfimos).

La piraña no tiene miramientos ni códigos. No le hace asco a nada. Muchos dicen que este animalito de Dios intenta con esta actitud paliar su inseguridad, a mí esto no me queda muy claro, pero hay una imagen que se me viene a la mente cuando pienso en ellas. Pongan su cabeza a pensar en un piloto de avión que va marcando al costado del fuselaje de su máquina los aviones enemigos derribados ... lo tienen? Bueno, esta señora o señorita cambiará los avioncitos por pequeños hombrecitos que pintará en la cabecera de su cama. Claro que este ritual lo hará solamente en la más íntima soledad, no quiere que los demás vean lo que hace.

Aún así, ella alardea de sus conquistas, y no tiene el menor empacho en decir que ese cuerpo o aquel otro ha pasado por su cama. Uds. se preguntarán cual es el problema? Si vos, querido lector, sos hombre, ninguno. Si sos mujer, probablemente debas reprimir las ganas de hacer justicia dado que tu hombre corre serios riesgos de estar en las cercanías de la piraña.

También hay una subespecie de piraña, la que lleva a sus víctimas a la cama para conseguir favores que tienen que ver con un mejor posicionamiento en el trabajo. Y esa es la especie más peligrosa, porque acá no sólo no hay bala de plata que la mate, sino que mi querida lectora, es probable que no importe si vos sos más capaz que ella para el puesto de trabajo; la piraña se quedará con él.

1 comentario:

pablo dijo...

Que especie tan particular, my god! Si conoceré a esta clase depredadora; su nombre deriba del latin 'volteum a todum lo que tengaum pitum'jeje.
Chicas, les doy un consejo (no se olviden que el diablo sabe más por viejo) si es que padecen con la presencia de estas pescesitas... Procuren darle el lugar que se merece. No sufran por ellas, porque eso les genera un regocijo enorme (se sienten especiales, envidiadas, únicas)y van a ir por más.
Ahh y otra cosa, si sus hombres/machos/chongos/peor es nada/novio/marido caen en las redes de estas muchachas no significa que uds. hayan fracasado como muje, sino que a ellos les da lo mismo brillo que cotillón y por sobre todas las cosas deberían plantearse 'será que elegí bien??'.